Extraído por la Homilía del Ministro Alessandro D’Argento

del 23 febrero 2020

Evangelio: Juan 5,1-18