Novena de consagración
al Corazón del Padre

En la comunión espiritual de los corazones, la Iglesia Cristiana Universal de la Nueva Jerusalén invita a todos los propios fieles y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a rezar las siguientes oraciones de invocación, consagración y encomendación al Corazón de Dios Padre Todopoderoso con ocasión de la «Fiesta del Corazón del Padre»(✻) que se celebrará el 6 Diciembre 2020.

(del 27 de noviembre al 5 de diciembre 2020)

(✻)Fiesta del Corazón del Padre: primer Domingo de cada mes de Diciembre

 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Padre nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea Tu nombre; venga a nosotros Tu reino; hágase Tu voluntad en la Tierra como en el Cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Padre Todopoderoso

Revelación de Jesús a María G. Norcia el 15-4-82

Padre Todopoderoso,
Te ofrecemos la dolorosa Pasión de Jesús,
Su gloriosa Asunción a Ti,
por estos tiempos duros y dificiles,
Señor piedad.

 

Invocación al Padre

¡Padre! Todo por Ti.
Padre, en Ti confío.
Padre, en Ti quiero vivir.
Padre, en Tu Hijo quiero vencer.

 

Consagración al Corazón del Padre

«A ti, Mí Señor,
Ofrezco mi vida, mi cotidianidad.
Hazme partícipe de Tu Amor para poder vencer en Tu Nombre»

 

Encomendación al Padre

Nosotros hijos de María, Madre Iglesia, Nueva Jerusalén, a Ti nos inclinamos y nos postramos, Padre, para agradecerTe, adorarTe y amarTe.

Padre Santo, a Ti encomendamos esta Santa Madre Iglesia, Iglesia de Cristo, único Camino, única certeza, única Salvación, para llevar en el corazón de cada hijo, de buena voluntad, la buena noticia, renovada en Cristo y María.

Por el Corazón Inmaculado de María, nuestra buena y tierna Madre, nosotros Te rogamos, Padre: abre Tu Corazón misericordioso para acoger cada hijo que está en búsqueda de la Verdad, que está en búsqueda de la verdadera Vida, que quiere perseverar sobre el único Camino que conduce a Tu Corazón. Cristo único Camino, Cristo única Verdad, Cristo Vida eterna.

Padre, aniquila Tus enemigos, dónanos la perseverancia final y haznos como Tú quieras, para ser verdadero testimonio de los frutos santos de este Árbol vivo, que dona la Vida y vence la muerte.

Padre, hágase Tu voluntad, para vencer y triunfar, a fin de que Tu gloria sea visible, ahora y siempre. Así sea.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.