20 de octubre 2019
Domingo del Tiempo Ordinario
Santuario de la Divina Misericordia
Celebraciones Litúrgicas h.11:00 y h.17:00

 

Les decía una parábola para inculcarles que era preciso orar siempre in desfallecer. «Había un juez en una ciudad, que ni temía a Dios ni respetaba a los hombres. Había en aquella ciudad una viuda que, acudiendo a él, le dijo: “¡Hazme justicia contra mi adversario!” Durante mucho tiempo no quiso, pero después se dijo a sí mismo: “Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres, como esta viuda me causa molestias, le voy a hacer justicia para que no venga continuamente a importunarme.”» Dijo, pues, el Señor: «Oíd lo que dice el juez injusto; y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que están clamando a él día y noche, y les hace esperar? Os digo que les hará justicia pronto. Pero, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará la fe sobre la tierra?»

13 de octubre 2019
Domingo del Tiempo Ordinario
Santuario de la Divina Misericordia
Homilía de Samuele

 

Y sucedió que, de camino a Jerusalén, pasaba por los confines entre Samaria y Galilea, y, al entrar en un pueblo, salieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a distancia y, levantando la voz, dijeron: «¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!» Al verlos, les dijo: «Id y presentaos a los sacerdotes.» Y sucedió que, mientras iban, quedaron limpios. Uno de ellos, viéndose curado, se volvió glorificando a Dios en alta voz; y postrándose rostro en tierra a los pies de Jesús, le daba gracias; y éste era un samaritano. Tomó la palabra Jesús y dijo: «¿No quedaron limpios los diez? Los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino este extranjero?» Y le dijo: «Levántate y vete; tu fe te ha salvado.»

 

6-7 de Octubre de 2019
Fiesta solemne de la Reina de las Victorias
Santuario de la Divina Misericordia
Homilía de Samuele

Regresaron los 72 alegres, diciendo: «Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre.» El les dijo: «Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Mirad, os he dado el poder de pisar sobre serpientes y escorpiones, y sobre todo poder del enemigo, y nada os podrá hacer daño; pero no os alegréis de que los espíritus se os sometan; alegraos de que vuestros nombres estén escritos en los cielos.1 En aquel momento, se llenó de gozo Jesús en el Espíritu Santo, y dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; y quién es el Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.» Volviéndose a los discípulos, les dijo aparte: «¡Dichosos los ojos que ven lo que veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que vosotros veis, pero no lo vieron, y oír lo que vosotros oís, pero no lo oyeron.»

4 de Octubre de 2019
4° Aniversario de la Constitución terrenal de la Iglesia
Santuario de la Divina Misericordia
Homilía de Samuele

Llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?» Ellos dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías, otros, que Jeremías o uno de los profetas.» Díceles él: «Y vosotros ¿quién decís que soy yo?» Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.» Replicando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.» Entonces mandó a sus discípulos que no dijesen a nadie que él era el Cristo.

 

29 de septiembre 2019
Fiesta de San Miguel Arcángel
Santuario de la Divina Misericordia
Homilía del Ministro Patrick Manfredi
Responsable del Dicasterio
de Misericordia y Justicia

En aquel momento se acercaron a Jesús los discípulos y le dijeron: «¿Quién es, pues, el mayor en el Reino de los Cielos?» El llamó a un niño, le puso en medio de ellos y dijo: «Yo os aseguro: si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los Cielos. Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el mayor en el Reino de los Cielos. «Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe. Pero al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos, y le hundan en lo profundo del mar. ¡Ay del mundo por los escándalos! Es forzoso, ciertamente, que vengan escándalos, pero ¡ay de aquel hombre por quien el escándalo viene! «Si, pues, tu mano o tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo y arrójalo de ti; más te vale entrar en la Vida manco o cojo que, con las dosmanos o los dos pies, ser arrojado en el fuego eterno. Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti; más te vale entrar en la Vida con un solo ojo que, con los dos ojos, ser arrojado a la gehenna del fuego. «Guardaos de menospreciar a uno de estos pequeños; porque yo os digo que sus ángeles, en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos».

22 de septiembre 2019
Domingo del Tiempo Ordinario
Santuario de la Divina Misericordia
Homilía del Ministro
Alessandro Di Chio
  

Decía también a sus discípulos: «Era un hombre rico que tenía un administrador a quien acusaron ante él de malbaratar su hacienda; le llamó y le dijo: “¿Qué oigo decir de ti? Dame cuenta de tu administración, porque ya no podrás seguir administrando.” Se dijo a sí mismo el administrador: “¿Qué haré, pues mi señor me quita la administración? Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer, para que cuando sea removido de la administración me reciban en sus casas.” «Y convocando uno por uno a los deudores de su señor, dijo al primero: “¿Cuánto debes a mi señor?” Respondió: “Cien medidas de aceite.” El le dijo: “Toma tu recibo, siéntate en seguida y escribe cincuenta.” Después dijo a otro: “Tú, ¿cuánto debes?” Contestó: “Cien cargas de trigo.” Dícele: “Toma tu recibo y escribe ochenta.” «El señor alabó al administrador injusto porque había obrado astutamente, pues los hijos de este mundo son más astutos con los de su generación que los hijos de la luz. «Yo os digo: Haceos amigos con el Dinero injusto, para que, cuando llegue a faltar, os reciban en las eternas moradas. El que es fiel en lo mínimo, lo es también en lo mucho; y el que es injusto en lo mínimo, también lo es en lo mucho. Si, pues, no fuisteis fieles en el Dinero injusto, ¿quién os confiará lo verdadero? Y si no fuisteis fieles con lo ajeno, ¿quién os dará lo vuestro? «Ningún criado puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al Dinero.»

15 de septiembre 2019
Fiesta de Nuestra Señora de los Dolores
Santuario de la Divina Misericordia
Homilía del Ministro Pasquale Laezza
Responsable del Dicasterio
de la Doctrina de la Fe

Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de él. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción – ¡y a ti misma una espada te atravesará el alma! – a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.»

 

15 de septiembre 2019
Fiesta de Nuestra Señora de los Dolores
Santuario de la Divina Misericordia
Homilía de Samuele

Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de él. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción – ¡y a ti misma una espada te atravesará el alma! – a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.»

12 de septiembre 2019
Fiesta del Santo Nombre de María
Santuario de la Divina Misericordia
Homilía de Samuele

Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!»
Y dijo María: «Engrandece mi alma al Señor
y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador
porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso
desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada,
porque ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso, Santo es su nombre
y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen.
Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los que son soberbios en su propio corazón.
Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes.
A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada.
Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia
– como había anunciado a nuestros padres –
en favor de Abraham y de su linaje por los siglos.»

8 de septiembre 2019
Fiesta de la Natividad de la Virgen María
Santuario de la Divina Misericordia
Homilía de Samuele

La generación de Jesucristo fue de esta manera: Su madre, María, estaba desposada con José y, antes de empezar a estar juntos ellos, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo. Su marido José, como era justo y no quería ponerla en evidencia, resolvió repudiarla en secreto. Así lo tenía planeado, cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.» Todo esto sucedió para que se cumpliese el oráculo del Señor por medio del profeta: Ved que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa: «Dios con nosotros.»

15 de agosto 2019
Fiesta Solemne de la Asunción al Cielo de María

Santuario de la Divina Misericordia
Homilía de Samuele

 

Y dijo María:
«Engrandece mi alma al Señor
y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador
porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava,
por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada,
porque ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso,
Santo es su nombre
y su misericordia alcanza de generación en generación a los quele temen.
Desplegó la fuerza de su brazo,
dispersó a los que son soberbios en su propio corazón.
Derribó a los potentados de sus tronos
y exaltó a los humildes.
A los hambrientos colmó de bienes
y despidió a los ricos sin nada.
Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia
– como había anunciado a nuestros padres –
en favor de Abraham y de su linaje por los siglos.»

5-7 de Julio 2019
TRIDUO DE LA FIESTA SOLEMNE
DEL REGRESO DE MARIA G. NORCIA
EN EL CORAZÓN DEL PADRE

7 de Julio 2019
  
  
Santuario de la Divina Misericordia
Homilía de Samuele

Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo:
“Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.
Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.
Alegráos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros”.

5 de Julio 2008 – 5 de Julio 2019
11° aniversario del regreso de Maria G. Norcia
en el Corazón del Padre

Santuario de la Divina Misericordia
Homilía de Samuele

Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo:
“Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.
Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.
Alegráos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros”.

6 de Julio 2019
Día de oración y meditación

Oraciones del Triduo:

Oración de Maria G.Norcia a Jesús:
«Te amo, Jesús, te amo mucho, me encomiendo a Ti, no me dejes sola.
Haz de mi lo que Te guste: Hágase tú voluntad».

Nosotros Te agradecemos, María
Oración revelada por Jesús a María G. Norcia en
el 50° aniversario de Su primera aparición

Consagración al Corazón Inmaculado de María
Oración solicitada por Jesús a María G. Norcia el 10.3.86

13 de junio 2019
FIESTA SOLEMNE DE JESUS NIÑO

Santuario de la Divina Misericordia
Homilía de Samuele

 


Oración del día:
A Jesús Niño


Espiritualidad:
En el principio era el Verbo

 

13 de Junio de 1947 – 13 de Junio de 2019 
72° aniversario de la primera aparición
de Jesús Niño a Maria G. Norcia

 

De la Libreta: “La Nueva Jerusalén, Tierra de Amor
El 13 de junio de 1947, en la Tierra de Amor, el Niño Jesús se manifiesta a la joven Mozuela, bajando del Cielo, dando así comienzo a un gran Misterio, imperscrutable e inaccesible: el Misterio de la salvación para la humanidad entera, que a través de la Mozuela elegida por el Padre se manifestará en el curso de los año“.

dos días antes de su primera Comunión, en 1947, Giuseppina – mientras su madre con otras dos mujeres, Lina y María Colavecchio, preparaban dulces para la ocasión – jugaba sola cerca de la casa donde surge la pequeña iglesia. De repente ella vio aparecer y bajar del cielo una nubecita suave y luminosa, sobre la cual estaba acomodado durmiente un bebé de sobrehumana belleza.
¡Era el Niño Jesús!
“La nubecita se detuvo aproximadamente a un metro de la pequeña vidente. Jesús abrió los ojos, que eran de una dulzura incomparable, la fijó y le sonrío. Giuseppina, encantada por la visión, habría querido tocarLe sus pies, besarLe sus ojos, abrazarLo, pero sus manos extendidas no podían alcanzarlo”. «Mamá, mamá», gritó repetidamente, esperando que ella acudiera a tiempo para cogerLo. Su madre acudió inmediatamente con las otras mujeres, pero, antes de que llegara, la aparición desvaneció. La doncella continuaba a mirar el cielo, deseosa de volver a ver a Jesús que, en las semblanzas de la propia infancia, la había privilegiado con una visita antes de que Lo recibiera sacramentalmente. La madre y las mujeres que estaban con ella se sintieron llenas de una sorprendente conmoción. Ellas también escrutaron largamente el cielo en vano, con la alegría de escuchar de los labios de Giuseppina los particulares de la maravillosa visión. La sonrisa del Niño Jesús permaneció indeleblemente imprimida en el alma de la pequeña vidente, haciéndola predecir que el Señor habría vuelto a sonreírle. Ella crecía con esta esperanza y en amorosa espera.
Y repetía incesantemente:
«Te amo, Jesús, te amo mucho,
me encomiendo a Ti, no me dejes sola.
Haz de mi lo que Te guste:
Hágase tú voluntad».”

 

 

19 de marzo 2019

FIESTA SOLEMNE DE SAN JOSÉ
Custodio de la Pequeña Cuna del Niño Jesús
y Patrono de la  Iglesia Universal de Cristo

Glorioso San José, Obediente Custodio del Tesoro de Dios, nosotros Tus hijos con reverencia a Ti nos postramos, para pedir la gracia que Tú puedes obtener. 
Custodia la Iglesia Universal de Cristo, a fin de que la Verdad de la fe cristiana reside en el corazón de los hijos de Dios y sea acogida en el corazón de los hombres de buena voluntad.
Custodia la Familia, primera Iglesia doméstica, para que la unión conyugal y los frutos del amor santo sean protegidos y amados, defendidos y respetados, custodiados y nunca violados.
Custodia la sacralidad de la Vida contra todo egoísmo humano, a fin de que la Vida, don del Padre, sea amada y preservada, desde el natural concebimiento hasta cuando Dios querrá.
Glorioso San José, enséñanos a vivir en la pureza santa, en la obediencia viva y en la humildad profunda, para darle brillo a la fe cristiana, custodiarla en la Verdad y hacerla acoger por quien está animado por la buena voluntad.
Glorioso San José, ayúdanos Tú, para hacer vencer y triunfar el Niño Jesús.

(Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

Maria G. Norcia
La Mozuela de Dios
Santo Rosario: Misterios Gloriosos
(Audio Original)

Acto de Magisterio:

La Doctrina

 

 

 

 

La Iglesia Cristiana Universal de la Nueva Jerusalén nace por voluntad del Padre.

De la Nueva Jerusalén, la Tierra de Amor elegida por el Padre por amor de Sus hijos, Dios Padre Omnipotente quiere reconducir todos a la esencia de la Vida, reconducir todos a la esencia de la Santidad, reconducir todos a la esencia de la unión entre Padre e Hijo, para comprender la filiación, vivirla, practicarla, para poder de esta manera llegar a contemplar Su Rostro de Padre Bueno y Misericordioso.

Con la Iglesia Cristiana Universal de la Nueva Jerusalén nuevamente recomienza todo lo que estaba en Su Pensamiento original: volver a donar al mundo lo que desde el principio ha sido generado por Su Corazón y ha bajado en medio de nosotros.