Iglesia Cristiana Universal de la Nueva Jerusalén

 

28 de noviembre 2021
Fiesta Solemne de Cristo Rey
Santuario de la Divina Misericordia
Homilía de Samuele

Novena a la Inmaculada
(del 29 de noviembre al 7 de diciembre)

Día 3: 1 de diciembre 2021
Consagración al Corazón Inmaculado de María
Oración a la Inmaculada
Inmaculada del Espíritu Santo

Novena de consagración al Corazón del Padre
(del 26 de noviembre al 4 de diciembre 2021)
[Fiesta del Corazón del Padre: primer Domingo de cada mes de Diciembre]

Día 6: 1 de diciembre 2021
Padre nuestro
Padre Todopoderoso
Invocación al Padre
Consagración al Corazón del Padre
Encomendación al Padre

Oraciones del día
El Santo Rosario: Misterios Gloriosos
Oración a San Miguel

21 de noviembre 2021
Domingo del Tiempo Ordinario
Santuario de la Divina Misericordia
Homilía de Alfonso De Gennaro

14 de noviembre 2021
Domingo del Tiempo Ordinario
Santuario de la Divina Misericordia
Homilía de Giuseppe Chiaracane

7 de noviembre 2021
Domingo del Tiempo Ordinario
Santuario de la Divina Misericordia
Homilía de Alessandro Di Chio

2 de noviembre 2021
Día de los Difuntos

1 de noviembre 2021
Fiesta Solemne de Todos los Santos
Santuario de la Divina Misericordia
Homilía de Samuele

 

 

Maria G. Norcia
La Mozuela de Dios
Santo Rosario: Misterios Gloriosos
(Audio Original)

 

Los Cantos de la Pequeña Cuna
del Niño Jesús

Espiritualidad

Homilías
del Pontífice Samuele

Bendiciones
del Pontífice Samuele

Extraídos por las Homilías
del Pontífice Samuele

Meditaciones del día

Homilías
de los Ministros

 

Decretos Pontificios

«Glorioso San José»

«En María, con María y por María»

 

 

Actos de Magisterio

«Dios vence el mal»

«María G. Norcia«

«Padre Nuestro»

«La Doctrina»

 

 

Revelaciones a María G. Norcia

«Las tres Fiestas
más bellas»

«La Ascensión
al Cielo»

«San José»

«El Retorno de Jesús»

«Catequesis de Jesús»

 

 

 

 

 

La Iglesia Cristiana Universal de la Nueva Jerusalén nace por voluntad del Padre.

De la Nueva Jerusalén, la Tierra de Amor elegida por el Padre por amor de Sus hijos, Dios Padre Omnipotente quiere reconducir todos a la esencia de la Vida, reconducir todos a la esencia de la Santidad, reconducir todos a la esencia de la unión entre Padre e Hijo, para comprender la filiación, vivirla, practicarla, para poder de esta manera llegar a contemplar Su Rostro de Padre Bueno y Misericordioso.

Con la Iglesia Cristiana Universal de la Nueva Jerusalén nuevamente recomienza todo lo que estaba en Su Pensamiento original: volver a donar al mundo lo que desde el principio ha sido generado por Su Corazón y ha bajado en medio de nosotros.