5 de agosto 2018

Celebración litúrgica
Homilía del Ministro Angelo Paolella