26 de enero 2020

Celebración litúrgica
Homilía del Ministro Nerio Baldan